Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘COMPRA BIENES DE EQUIPO’

Autor: Ricardo Catelli, Director de Innovación y Apoyo Logístico a Empresas de la Fundación ICIL en análisis publicado en la sección fija mensual de ICIL en la revista STOCK: AULA LOGÍSTICA ICIL.

Hablar de compra de bienes de equipo es entrar en un mundo donde la peculiaridad, la complejidad y los costes (tanto directos como ocultos) forman una triada que en muchas oportunidades desvían toda previsión en la consecución de los objetivos ligados a este tipo de compra. Estas compras se caracterizan normalmente por no ser repetitivas, con inversiones altas o muy altas, desde el momento que decidimos adquirir el bien hasta que lo recibimos pueden pasar meses, modifica nuestra  rentabilidad, afecta normalmente a muchos procesos diferentes ( de compras, de producción, financieros, de I&D, etc.), ocasionalmente es difícil  de comparar por la velocidad de la tecnología que es el factor decisivo en muchas ocasiones de la elección del bien  y sus aplicaciones el mundo industrial o de servicio donde muchas veces tenemos que invertir sin tener claro el retorno de esta y  porque podría significar el seguir en el mercado o no.  Esto  hace de la compra de bienes de equipo un pulpo que aunque creas que tienes los tentáculos controlados uno de ellos te rodea y aprieta moviendo todos los cimientos del profundo analisis realizado  y de todas las consideraciones que se han marcado.  Solo la experiencia te hace disminuir los riesgos motivados por los errores cometidos pero de seguro que en muchas ocasiones no tendrás otra oportunidad para desarrollar dicha experiencia, o porque no existe otra oportunidad o porque la elección del equipamiento cambiaron inevitablemente el rumbo de tu empresa.

En este tipo de compra intervienen diferentes factores, si pensamos que en la alta dirección la elección de la estrategia y su condescendiente estructura definirá el rumbo y la subsistencia de la empresa en el tiempo, en la elección de  los bienes de equipo nos  podríamos jugar de seguro los siguientes factores:

–      El coste final del producto o servicio, ya que utilización de materias primas competitivas, la elección de un equipamiento que controle consumo de energía contando también con la necesidad de ayudar al crecimiento sostenible, la mano de obra directa contenida,  el coste hora de equipo competitivo, la productividad lineal, y el mantenimiento soportable en términos de coste y Know-how dependerán de la buena o mala elección

–      La calidad del producto final, ligado a las tecnológicas aplicadas nos debe permitir mantener y mejorar  los parámetros de la calidad diseñada.

–      La rentabilidad, ya que estos bienes que en Europa siguen siendo de propiedad sea a través de compra directa o leasing incidirán directamente sobre nuestros activos y nos llevaran a evaluar  nuestra capacidad de endeudamiento a corto y largo plazo como la concurrencia de las amortizaciones.

Importantísimo que la  compra de este tipo de equipamiento cubra las siguientes claves, ya que seguro conviviremos con el equipamiento pero con su decisión durante muchos años y de esta elección dependa el futuro de la compañía.

–      Ser definitiva para conseguir ventaja competitiva o para mantener a la empresa en el mercado.

–      Que  el tipo de tecnología sea competitiva  hoy y mañana ya que la inversión debe ser planificada hoy con validez como mínimo para los próximos diez o quince años.

–      La capacidad de adaptación y su agilidad para cambiar de producto o posibilidad de servicio  ayude a reducir   las barreras de un hipotético cambio del negocio en caso que el mercado cambie en los próximos años.

–      La solidez de la inversión  ya que esta  necesitara ser mantenida y modificada en el tiempo.

–      Que el mercado  mantenga la  previsión realizada permitiendo conseguir el retorno de la inversión en el tiempo adecuado o planificado.

–      Que la oferta de estos bienes de equipo no evolucione de manera que antes de la amortización del equipamiento este esté obsoleto o no me permita seguir compitiendo.

–      Que la dimensión del equipamiento se adapte a mi mercado  actual y futuro.

–      Que la dimensión del equipamiento sea flexible para  poder afrontar  multi- productos/multi servicios  y personalizaciones

–      Verificar la conveniencia de comprar un equipamiento nuevo o usado.

Y si esto no es suficiente para enredar la peonza, una vez nos respondemos estas preguntas solo estamos en la fase inicial de la compra del equipamiento ya que los anteriores factores solo nos llevan a entender la razón del equipamiento en términos de corto y largo plazo, el tipo de apuesta estratégica en cuanto a tecnología, el apoyo de la elección  dando las armas de  la competencia, el impacto económico que traerá.

Las fases de la compra de bienes de equipo podrían resumirse de lo mas convencionalmente y al parecer no difieren con la compra de un producto o servicio, partimos de la necesidad y de esta se realiza el documento de resumen de la necesidad, se buscan fuentes de aprovisionamiento, se comparan las oferta, se negocian la condiciones, se redacta el documento o contrato de compra, se realiza el pedido y se controla hasta el final de los compromisos.  Parece simple pero hay que tener y temer a los intríngulis que se presentan en todo este desarrollo, ya que de seguro si no tomas cartas en el asunto ciertas particularidades harán trasformar la espera de la implantación o montaje en una peregrinación que durara meses o quizás toda la vida que es el tiempo de utilización de dicho equipamiento.  Los aspectos peculiares que podrían influir serian:

–      La elección de una fuente de aprovisionamiento con barreras idiomáticas y culturales infranqueables para conseguir los beneficios en el tiempo estimado.  El elegir un proveedor que aparentemente sea mas económico pero que no este acostumbrado a trabajar globalmente o que no tenga personal adecuado al idioma del país en que vende el equipamiento, puede traer consecuencias desagradables a la hora  de instalar y operar con el equipamiento,   También debemos contar que la maquina necesita repuestos, intervenciones de mantenimiento ligados a la garantía que nos mantendrá en contacto permanente con el proveedor.

–      La no evaluación de las necesidades de servicios ligadas a la instalación del nuevo equipamiento, como las leyes aplicables sobre estas necesidades. Habrá que estar alerta a la hora de evaluar cuales son las necesidades del nuevo equipamiento ya que esta podrían implicar cambios drásticos en la infraestructura de la empresa, variaciones en las capacidades de almacenajes o movimiento o inversiones muy grandes para poder hacer que este equipamiento funcione, como ejemplo podríamos poner la necesidad de ampliar la potencia contratada encostrándonos con problemas que son amparados legalmente y que condicionan a la compañía a invertir en la mejora de los sistemas de suministros eléctrico cediendo dichas mejoras infraestructurales a la compañía de transporte eléctrico y acarreando grandes inversiones que cambiarían quizás la decisión de la compra de este equipamiento.  Las condicionales de residuos ligadas a las leyes medioambientales que podrían implicarnos en un desarrollo costoso para poder adaptar este proceso nuevo a nuestra realidad industrial aún mas cuando los equipamientos son comprados fuera de la comunidad europea y a proveedores que no tienen representación en nuestro país, donde verificamos muchas veces que lo barato sale caro.

–      El contrato de compra. Este es uno de los puntos en donde como podría recomendar en cualquier transacción de compra debemos estar asesorados por un experto en esta materia, ya que normalmente estos equipamientos están sujetos a cláusulas que penalizan la no obtención de los resultados contratados con el proveedor y pasan por diferentes periodos o estadio del equipamiento que van desde las pruebas de funcionamiento en las instalaciones del proveedor a la de recepción final en nuestras instalaciones.  El no atar bien en términos de jurisprudencia europea, el no establecer la jurisdicción a la hora de no llegar a un acuerdo por problemas con el suministro, la clara definición de los términos de liberación de pagos a efectuar en cada estadio, los términos de responsabilidades de seguros en el transporte del equipamiento, el no establecimiento de los costes de embalaje y transporte, la no inclusión de tablas que especifiquen las condiciones de trabajo del equipamiento en las condiciones superiores e inferiores extremas, las penalizaciones en caso de retrazo o no funcionamiento del equipamiento, entre otras podrían llevarnos a sorpresas que comprometerían el objetivo previsto en la planificación  estratégica de la compra.

–      Formación, entrenamiento y seguimiento en el tiempo de la optima utilización de Bien de Equipo: Punto que hay que dejar bien atado por parte del comprador ya que normalmente este tipo de Bien esta ligado a un complejo funcionamiento y a la necesidad de tiempo de adaptación de nuestra compañía a la nueva maquinaria.  En este caso es necesario contratar por parte del comprador la formación especifica que puede estar ligada a la presencia de unos o varios técnicos del comprador en las diferentes fases de construcción del equipamiento. Esto debe estar acompañado por un tiempo de entrenamiento guiado por el vendedor que se compromete a dejar a nuestros operarios y mandos supervisorios en condiciones técnicas de trabajar en “continuo” con el equipamiento.  No olvidemos que si ponemos cláusulas que le den un beneficio en términos de anticipación de los pagos  previstos en el tiempo o liberación de garantías ligados a la consecución los objetivos de productividad en un tiempo determinado nos ayudara a poder sacarle el rendimiento máximo en el mínimo tiempo.

–      Todo Atado con garantías: Aunque sabemos que en este tipo de compra el unir lazos fuertes con el vendedor es parte de nuestros objetivos contemplemos también la posibilidad de poner al seguro nuestra dinero el cual debemos anticipar en gran parte antes de tener el bien de equipo en nuestra instalaciones.  El uso de garantías como el ”Performace Bond” ayudara al proveedor a tener mas dinero en las fases iniciales y a nosotros a descansar tranquilos ya que el dinero esta asegurado.

–      Pre-Certificación y Certificación del Bien de Equipo: Por ultimo es muy conveniente que se hagan ensayos de puesta en marcha en el proveedor y en nuestras instalaciones avaladas en el contrato con documentos descriptivos de las pruebas, donde pondremos al equipamiento si es posible a trabajar en las condiciones técnicas mas contrarias llevando al limite las posibilidades y asegurando los estadios críticos del equipamiento.

–      Costes: Al adquirir un bien de equipo tenemos que saber que el coste del equipamiento no es el coste del bien + coste de instalación + gastos de transporte si los hay.  Existen muchos costes ocultos que pueden cambiar radicalmente el coste de la inversión, como pueden ser los costes atribuidos a perdidas de materias primas en las homologaciones de funcionamiento de las maquinas, el coste del entrenamiento y adaptación de las estructura, el coste de la no producción derivada por los arranques y paradas del equipamiento como aquellos derivadas de la no buena utilización de todos los equipamientos que van ligados al nuevo, el coste de la no calidad atribuida a la curva de aprendizaje de los trabajadores, y todos aquellos derivados del personal atribuido al arranque que no son imputados en los costes de instalación.

Aula logística pretende llevar conocimiento y experiencia a los lectores, pero estas palabras les aseguro que llevan un componente técnico importante pero el sazón esta obtenido de  la gran oportunidad profesional que me han brindado en los últimos años de comprar, instalar y funcionar con numerosos nuevos bienes de equipo.  Suerte a los compradores Júnior.

Read Full Post »